4.7.07

Episodio 3-16: “Confidencial”

Este episodio se trata de un veterano de Irak con síndrome de la Guerra del Golfo, aunque se le prestó poca atención a este diagnóstico controversial. Médicamente fue un episodio por encima del promedio, pero por lo demás fue bastante livianito.

* * *

Cuddy le pide a House que vea a un paciente que resulta ser el sobrino de uno de los benefactores del hospital. Extrañamente, House justo tuvo un sueño con el paciente, y está seguro de que vio su cara antes en algún lado (probablemente lo haya reconocido de “Buffy, la cazavampiros”, donde interpretaba el papel de Riley). John es un sargento de los marines de 34 años que acaba de volver de una misión de 2 años en Irak. John cree que tiene síndrome de la Guerra del Golfo y se queja de fatiga crónica, sarpullidos intermitentes, dolores articulares y dolores de garganta. En tanto que Chase parece predispuesto a creer que podría tener síndrome de la Guerra del Golfo, el resto del equipo sospecha que debe haber otro diagnóstico porque nunca existió una prueba médica concluyente del síndrome de la Guerra del Golfo —de hecho, existe evidencia médica en contra del síndrome de la Guerra del Golfo. House ordena análisis de sangre que incluyen pruebas de HIV, hepatitis C, malaria, esquistosomiasis (una infección parasitaria adquirida por ingerir agua contaminada. La esquistosomiasis no ocurre naturalmente en los EE.UU., pero sí en Irak), y Acinetobacter baumannii (una bacteria que puede causar infecciones y ha sido vista frecuentemente en soldados que estuvieron en Medio Oriente).

El examen físico de John es normal. Describe que frecuentemente tiene sarpullidos en las palmas de las manos y la planta de los pies, aunque no en este momento. Menciona tos y dolores de garganta, así como dolores articulares crónicos y cosquilleo en las piernas. El análisis de sangre de rutina es normal, excepto por el potasio que está un poco bajo. Chase sospecha que John puede estar sufriendo de los efectos posteriores de la medicación para la guerra química, de las vacunas militares, o de toxinas con las que tuvo contacto en Irak. También menciona que John podría sufrir de de intoxicación con uranio empobrecido (se usa en artillería por que es muy denso y tiene muy buena penetración). Quiere ordenar un ensayo especial a Inglaterra. Nadie más parece estar de acuerdo con su sospecha y House ordena un polisomnograma (un estudio del sueño) imaginando que dormir mal podría ser la raíz del problema.

EL polisomnograma es normal, pero John comienza a quejarse de un olor feo. Foreman descubre que John tiene una infección oral que está causando el olor. El equipo la describe como “vaginosis bacteriana en la boca”. (La vaginosis bacteriana es un sobrecrecimiento de las bacterias anaeróbicas que naturalmente habitan en la vagina. Es una causa común de las infecciones vaginales y no se lo considera usualmente una enfermedad de transmisión sexual.) Comienzan a administrale antibióticos a John (metronidazola es lo más común). La prueba de HIV sale negativa y no hay evidencia de diabetes u otros problemas endocrinos. Cameron sospecha de una enfermedad autoinmune, el síndrome de Sjogren, pero Foreman lo descarta (pero notarán que no descarta las demás enfermedades autoinmunes). Foreman sospecha linfomas (cáncer del sistema linfático). House está de acuerdo en que es cáncer, pero sospecha que es un tumor en la parótida (es la glándula salivar grande al costado de la mandíbula). Critica a Chase por no mandar la muestra de orina de John a Inglaterra para la prueba de uranio. Wilson lleva a cabo una biopsia de parótida, pero los resultados no son concluyentes. A continuación hace un sialograma (una prueba para buscar bloqueos u obstrucciones de los ductos salivares), pero resulta todo normal. Durante la prueba, John repentinamente queda sordo. Wilson obtiene una tomografía de la cabeza que muestra 6 tumores en el cerebro.

House tiene problemas por su cuenta. Fue incapaz de orinar durante 3 días —un efecto secundario de la Vicodina— y tiene una dolorosa distención de la vejiga. Prueba con un poco de alfuzosina (una droga que relaja los músculos prostáticos y de la vejiga), pero no ayuda. Hay una escena divertida en la clínica con una paciente que tiene diabetes insipida (también llamada diabetes del agua, una condición donde los riñones son incapaces de concentrar la orina correctamente, y por lo tanto el paciente orina frecuentemente y está siempre sediento).

Se planea una biopsia de cerebro, pero justo cuando Foreman está por cortar (o taladrar) el cráneo de John, se da cuenta de que los tumores desaparecieron del scanner. Revisando los síntomas, el equipo considera ahora el diagnóstico de infección o infección más cáncer. Chase llega con los resultados de Inglaterra que muestran que John sí tiene uranio empobrecido en su orina. Puesto que House ya no sospecha de cáncer, no le interesan los resultados del análisis de orina. Les dice que continúen el tratamiento con antibióticos y monitoreen los síntomas. Va a casa a ponerse un catéter y dormir. Mientras House no está, el equipo decide tratar a John por la posible intoxicación con uranio, pero el tratamiento no le hace ningún bien y de hecho pudo haber empeorado la situación. Ahora John se queja de parálisis en el abdomen (aunque en el programa confunden parálisis con pérdida de sensibilidad, que son dos condiciones distintas).

A la mañana siguiente cuando llega House, él ya resolvió el caso gracias a otro sueño con John. Se da cuenta de que John tiene baja presión sanguínea y bajos hematocritos (signos de pérdida de sangre) y House anuncia que John tiene telangiectasia hemorrágica hereditaria (también conocida como síndrome Osler-Weber-Rendu). Esta condición puede conducir a malformaciones arteriovenosas que ocasionan hemorragias frecuentas. La epistaxis (sangrados de nariz) es uno de los síntomas más tempranos. House declara que una malformación arteriovenosa en la columna condujo a los síntomas neurológicos de John, y otra en los pulmones condujo a los dolores articulares así como a las infecciones en la boca y el cerebro.

* * *

En general, la medicina no estuvo muy mal esta vez. La telangiectasia hemorrágica hereditaria es un diagnóstico lógico y se ajusta a la mayoría de los síntomas. No obstante, tengo algunas cuestiones. No entiendo cómo una malformación arteriovenosa en los pulmones pudo conducir a que la sangre no sea “filtrada” y esta “sangre mala” condujera a dolores articulares e infecciones en la boca y el cerebro. En primer lugar, muy poco filtrado ocurre en los pulmones, allí la mayor parte es intercambio de gases. La sangre es filtrada en el hígado, los riñones y el bazo, según qué se esté filtrando. Me gustaría saber qué es exactamente esa “sangre sucia” y cómo causa dolor articular, porque estoy seguro de que es algo que a mis pacientes con artritis de larga data les encantaría saber. ¿O House estaba diciendo que las articulaciones de John estában infectadas? Aún así no se explica como un patógeno vaginal se las arregló para terminar en la boca de John, sobrevivir allí y causar una infección impresionante.

* * *

Tampoco me gustó mucho todo ese concepto de “soñar con el paciente”. Para un programa que se precia de ser (más o menos) realista, los sueños me parecieron fuera de lugar.

* * *

Le doy al misterio médico un B y a la solución final un B+. La medicina estuvo sobre la media, pero le resto por la “sangre mala”: C+. La novela, a pesar de los esfuerzos de Cameron y Chase, me pareció que estuvo sólo más o menos y se merece otra C+.