15.6.07

Episodio 3-13: “Una aguja en un pajar”

Un misterio interesante en este episodio de House. La medicina no fue tan buena, pero la apuesta de la silla de ruedas de House fue por lo menos divertida de ver. Siguen revelaciones, así que vean el episodio antes de leer.

* * *

Stevie, un chico de 16 años, y su novia se están besando en el auto cuando repentinamente Stevie se queda corto de aliento. Lo llevan al hospital y entra al cuidado de House. Según Foreman, Stevie no tiene historia clínica de traumatismos, asma o alergias. El electro y un ecocardiograma salen normales. No tiene efusión pleural con sangre (una efusión pleural es una acumulación de fluidos en la membrana que rodea a los pulmones). Una radiografía no revela tumores o neumonía. Las ideas iniciales del equipo son cocaína o alguna otra droga recreativa, o un aneurisma venoso.

House ordena un venograma, que resulta negativo. Chase y Cameron inspeccionan la casa de Stevie sólo para descubrir que no es su casa. Parece que les mintió. Es gitano y fue criado para desconfiar de los que no lo son.

Foreman sospecha que Stevie trombosis venosa profunda (DVT, un coagulo de sangre en una de las venas de la pierna), pero House todavía sospecha de aneurisma. Piensa que la pérdida es tan chica que no se vio en la primera prueba. Quiere hacer más fluida la sangre de Stevie y hacer otro venograma (no es una buena idea. Hay análisis basados en la medicina nuclear que se usan para descubrir hemorragias pequeñas —es mucho más seguro). Foreman decide llevar a cabo un arteriograma primero para buscar DVT. El estudio muestra que la sangre entra en el hígado pero no sale, lo cual Foreman y Cameron interpretan como que una de las tres venas hepáticas está bloqueada. (Extrañamente, este arteriograma que mostró una anormalidad venosa no vuelve a mencionarse más, salvo incorrectamente cuando Foreman dice que llevó a cabo dos venogramas). Mientras tanto, Stevie tiene un severo dolor estomacal y la prueba es detenida.

El equipo considera ahora cirrosis, coagulopatía intravascular diseminada (CID) y leucemia, pero House las descarta todas. Sospechan de enfermedades que podrían ocasionar un granuloma en el hígado (el granuloma estaría obstruyendo la vena hepática); se considera también tuberculosis o sarcoidosis. Un tumor de hígado es otra posibilidad. House ordena una tomografía, una resonancia (para buscar granulomas y tumores), cultivo de saliva (para la tuberculosis), y el nivel de ACE (que es usualmente alto en casos de sarcoidosis).

La resonancia muestra lo que parece ser un granuloma en el hígado, y el equipo se enfoca en granulomatosis de Wegener. Foreman quiere hacer una biopsia de hígado, pero House le dice que siga adelante y empiece un tratamiento con ciclofosfamida para el Wegener.

Mientras tanto, los padres de Stevie llegaron y están causando conmoción. Redecoran la sala del hospital y le dan te de hierbas tradicionales de los gitanos. En medio de una escena entre Foreman y los padres, Stevie se queja de vuelta de un fuerte dolor. Foreman retira las sábanas para revelar una gran cantidad de sangre. Resulta que mientras que el hígado parecía ir mejorando, la vejiga tuvo una hemorragia. House quiere darle FT-28, una droga experimental no aprobada para Wegener, pero los padres de Stevie se niegan al tratamiento. Foreman los engaña para que dejen la habitación, y luego convence a Stevie de tomar la medicación. Pero antes de que Stevie pueda tomarla, se dobla por un fuerte dolor abdominal.

Llevan a Stevie a cirugía y encuentran que tiene el bazo destrozado. Foreman mira el bazo en el microscopio, pero no encuentra evidencia de granulomas. House quiere que el cirujano examine el intestino delgado en busca de granulomas, pero se niega. House entra al quirófano y él mismo examina los intestinos, pero no puede encontrar granulomas.

El diagnóstico de Wegener parece menos probable ahora, particularmente cuando el cirujano les dice que no había un granuloma en el hígado, sino algo de tejido de cicatrización. House quiere ver el intestino grueso de Stevie así que el equipo lleva a cabo una rápida colonoscopía mientras House distrae a los padres. La prueba revela al culpable: un escarbadientes. Stevie se tragó un escarbadientes en algún momento. Las contorsiones mientras estaba con su novia en el auto lo empujaron hacia los pulmones, luego migró hacia el hígado, la vejiga, el bazo, y el intestino grueso. Una vez que quitan el escarbadientes, Stevie se recupera.

* * *

Me gustó que la respuesta a este misterio médico no fuera alguna extraña enfermedad, sino algo tan simple como tragarse un escarbadientes. Se ajusta a los síntomas, y Foreman tiene razón al decir que la madera habitualmente no aparece en las placas de rayos X (pero no estoy seguro con las resonancias).

En tanto que la solución fue buena, la medicina estuvo más o menos. La fijación de House con la granulomatosis de Wegener es rara porque parece surgir de la nada. Claro que Wegener puede causar granulomas en el hígado, pero también la tuberculosis y la sarcoidosis, enfermedades que estaban buscando desde el principio. El equipo sigue confundiendo efusión pleural (fluido en la membrana que rodea los pulmones) con edema pleural (fluido dentro de los pulmones). Stevie tuvo una efusión pleural con sangre, pero un sangrado dentro del pulmón habría conducido a que haya sangre en los pulmones, no alrededor.

La escena de la cirugía tampoco estuvo muy bien. No importa tanto lo de House irrumpiendo en el quirófano, eso lo dejamos pasar. Me preocupa el uso de suturas de seda para ligar los vasos sanguíneos, porque la seda es sumamente irritante. Sin embargo, una búsqueda rápida en la literatura médica sugiere que la seda todavía se usa a veces para coser vasos sanguíneos.

Me gustaría señalar que anatómicamente el intestino delgado está unido al abdomen y a vasos sanguíneos; no es que esté suelto como una salchicha gigante.

Desde el punto de vista de la ética, todo fue ridículo, ¿pero desde cuando a House o su equipo les preocupó el tema de conseguir consentimiento informado?

* * *

El misterio médico se merece un sólido B, y la solución fue lógica e inesperada, y se gana un A. La medicina no fue tan buena, meramente promedio (para House, por encima del promedio de la mayoría de los demás shows médicos), y se merece un C. Las interacciones entre personajes y la telenovela entre los miembros del equipo fueron mínimas. La mayor parte del contenido no médico se reservó para personajes fuera del equipo. House tuvo su “duelo de sillas de ruedas” —y ganó a su manera maquiavélica habitual, pero fue sobre todo un show de Foreman. Lo poco que hubo de “telenovela” fue bueno de todos modos, y se gana un a B+.

2 comentarios:

viagra online dijo...

Es una genialidad, la verdad la gente deberia comprender mejor lo que esta produccion nos trae. No es solo de sentarse en frente del TV y no hacer preguntas, es de ser critico con lo que nos estan presentando. Me gusta mucho este tipo de post, la verdad he sido un seguir del blog desde la primera entrada.

Joana Navarrete dijo...

Sería verdaderamente fantastico que todos los equipos médicos fueran tan dedicados en buscar la explicación de cada síntoma hasta llegar al diagnóstico médico más acertado, lamentablemente en este país la Salud va en decadencia algunos doctores ni siquiera logran dar uno certero.
Ya no se puede confiar en los médicos ( no todos obviamente )